10
julio

¿Cómo entrenar a un perro agresivo? Ayuda a tu perro a ser feliz

¿Te gustó? comparte esta publicación con tus amigos

La mayoría de las veces, cuando vemos un perro agresivo, debemos comprender que no nació de esa manera. La falta de entrenamiento puede dar pie a comportamientos agresivos en canes, ya que responden a las situaciones a través de sus instintos.

Los perros pueden volverse agresivos por distintas razones. Usualmente, la agresión nace de sensaciones de miedo y posesividad. Es importante estar alerta a las señales de agresión que pueda presentar tu mascota antes de encontrarte con un perro agresivo real. Esta tarea es responsabilidad del dueño del can, no significa que sea un “mal perro”. Simplemente significa que es hora de conocer unos tips para ayudarte a convertir a tu perro agresivo en uno más dulce.

 

Observa el comportamiento agresivo

             Si prestas atención, podrás saber si tu perro es agresivo mucho antes de que su comportamiento sea serio.

Lenguaje corporal

 

 

 

Los perros usan su leguaje corporal para intimidar; por lo tanto, un perro agresivo  puede tratar de mostrarse de tal forma que sea más alto que otros animales.

Otro signo de comportamiento agresivo es la mirada fija y la tensión de los músculos de la boca (para tener mayor control). Asimismo, existen otras señales de agresión pueden vincularse con la boca. Por ejemplo, mantenerla cerrada y oprimida, o tener los labios estirados sobre sus dientes, dejándolos a la vista. Debes estar atento a la tensión del cuerpo y a signos de dominancia física en tu perro.

 

El Perro Alfa

 

 

 

Los perros son animales de manada. En una manada siempre existe un líder o un “perro alfa”. Sin la existencia de un líder, entonces el perro se establecerá como el alfa y se guiará por sus instintos, así como por el nivel de control que pueda tener sobre humanos, otros perros o situaciones.

A pesar de que los perros son animales de manada, muchos de ellos son tímidos de nacimiento y su agresión es el resultado de su miedo. Estos perros pueden ser particularmente violentos, debido a que, usualmente son perros pequeños que el dueño deja sin supervisión, asumiendo que será manso por su tamaño.

En tu hogar, tu debes ser el “perro alfa”. Es importante establecer límites, tanto físicos como de comportamiento. Pero, para conseguir esto, primero debes enseñarle que eres tú quien tiene el control.

 

 

 La agresión no es una forma de castigo

 

 

 

 

Muchos dueños de un perro agresivo, intentan castigarlos usando comportamientos agresivos ellos mismos. En vez de aprender de este castigo, el perro aprende que el comportamiento agresivo es una respuesta aceptable.

Recuerda que la agresión muchas veces nace del miedo. Al golpear a tu perro, lo más probable es que se origine algo de miedo en él y que pare de hacer lo que no debe. Sin embargo, también se crea una base agresiva en su comportamiento que es consideraba por el animalito como “aceptable”.

Es cuestión de tiempo para que ese miedo crezca y se exteriorice de forma agresiva, algo que se va más allá de tu control. Así que, en vez de usar un castigo para mostrar control, puedes limitar las capacidades de tu perro agresivo y establecer el orden de la manada. Ten en cuenta que el “perro alfa” obtiene lo mejor de todo, de modo que lo primero que debes hacer es decidir qué es “lo mejor”. El perro alfa es un líder, es decir, es seguido. El uso del castigo como único recurso indica que eres tú quien responde a su comportamiento, en vez de servir de guía.

 

 

Enseña a tu perro a usar la correa

 

 

 

 

Para poder posicionarte como el alfa en tu casa, es posible que debas hacer uso de la correa dentro de tu hogar. Esto con la finalidad de mostrarle a tu perro dónde puede o no puede ir. Por ejemplo, si no quieres que se suba a los muebles, simplemente toma la correa cuando quiera ir al sofá. Los arneses funcionan bien para este tipo de entrenamiento, ya que no ahorcan al perro, pero si limitan lo que puede hacer.

 

 

A la hora de dormir

 

 

 

 

Si tu perro es el alfa, dormirá en el mejor lugar posible. En la mayoría de los hogares esto significa: en la cama de su amo. Esto está bien cuando ya ha comprendido que él no es el alfa y que en realidad es el alfa quien permite esta acción. Lo que quiere decir, que quizás tu perro deba dormir en su jaula hasta que comprenda la cadena de mando.

 

 

A la hora de comer

 

 

 

 

El perro alfa es quien elige primero a la hora de comer. Como debes iniciar a tu perro desde el fondo de la manada, él debe ser el último en ser alimentado. Incluso se puede presentar el caso de tener que mantenerlo en su jaula durante las comidas. Luego, y una vez que se hayan establecido los límites claramente, pueden comer al mismo tiempo.

 

 

A la hora de jugar

 

 

 

 

La hora de jugar es uno de los mejores momentos para enfocarte en el entrenamiento de tu perro. Sus juguetes deberían estar guardados en todo momento, para que a la hora de jugar con ellos, tú seas quien se los dé. Si al terminar de jugar, tu perro huye con un juguete, no lo persigas. Al perseguirlo le haces entender que es él quien está a cargo. En vez de eso, espera que lo traiga de vuelta y luego guárdalo y no se lo vuelvas a dar. Esto no quiere decir que no le des juguetes más nunca, sino que te deshagas de ese juguete en particular.

 

 

Cómo lidiar con tu perro agresivo

 

 

  1. Nunca uses fuerza física con él, su comportamiento agresivo puede empeorar. Asimismo, no hagas uso de collares de púas, collares de ahogo o de shock. Estos colares pueden empeorar un incidente agresivo.
  2. Crea un programa de reforzamiento positivo y obediencia canina al premiar el buen comportamiento de tu mascota. Puedes usar un juguete, un snack o elogiarlo. Esto ayuda a moldear el comportamiento que deseas ver en tu perro y lo enseña cómo responder en ciertas situaciones.
  3. Usa un collar “Gentle Leader” ya que te da control sobre la cabeza de tu perro. Te permite controlar los saltos, ladridos y los mordiscos en la correa de tu perro.

 

            Como todo proceso, es importante tener paciencia e ir introduciendo nuevas ideas y ajustes poco a poco. Si tu perro se siente nervioso alrededor de gente, exponlo a las personas por cortos períodos de tiempo en un inicio, siempre acariciándolo y confortándolo. Tu perro se siente mejor al saber que el alfa le indica que todo está bien.

            Es posible enseñar a cualquier perro, de cualquier edad, cualquier cosa que quieras con tiempo y consistencia. El entrenamiento es esencial para evitar y controlar los comportamientos agresivos.

¿Te gustó? comparte esta publicación con tus amigos

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Relacionados
Además de las irritaciones por picadura, la pulga es responsable de una serie de enfermedades
La alimentación del cachorro es esencial para su sano crecimiento y salud en general. Es
Vacunas necesarias para el cachorro. Durante los primeros dos o tres días del período de
Elegir un nuevo cachorro no es tarea fácil. Debes pensar en elegir el mejor cachorro
Si vives en un apartamento, valorarás la importancia de entrenarlo a la vida de apartamento.  Sigue
Caminar con la correa es esencial para el entrenamiento de todo cachorro. Cada vez que