06
marzo
06-03-2014historias-de-adopcion-tundra-1

HISTORIAS DE ADOPCION – TUNDRA – #HISTORIAS FELICES

¿Te gustó? comparte esta publicación con tus amigos

Buenos días, ella es Tundra y la historia empieza así:

Por: Beba Gubaira [email protected]

En noviembre 2010 durante la vaguada de Puerto Cabello supe que estaban buscando hogar temporal para algunos perritos rescatados en las lluvias, me dijeron que solo tenia que tenerla por una semana así que pensé que hacerlo no me costaría y me dejaría la satisfacción de haber ayudado, y así fue.

Aunque ya tenia 2 perros en mi casa busque a esta pequeña, desde el principio me enamore de ella, era solo una cachorra que a penas tenía un mes y ya no tenía a su mamá para cuidarla. En la asociación me dijeron que ya comía perrarina y pensé “ella es una guerrera” al momento de llegar a casa le busque un lugar para ponerle su comida y agua… además del sitio donde iba a dormir, recuerdo que pensaba “no debo encariñarme con ella, en una semana tengo que devolverla.”

 

Pero por mas que me insistía esto no funcionó, cuando despertaba y ella estaba ahí esperándome para mover su colita y jugar me recordaba que era tonto pensar que no debía encariñarme. Decidí dar rienda suelta a ese sentimiento que me embargaba por ella pero al cabo de 8 días llegó el momento de entregarla.

 

Recuerdo que se volvió tan complicado para mi asumir que después de una semana en la que se había acostumbrado a mi voz y mi forma de quererla iba a tener que dejarla en una jaula de nuevo para esperar que alguien más quisiera adoptarla, sin duda alguna eso me partía el corazón. Entonces a pesar de la negativa de mi mamá y tener dos perros más, decidí que ella no merecía eso e hice todo lo posible por quedarme con ella.

 

Hoy Tundra tiene 3 años, es mi princesa, siempre que me ve llegar sale corriendo a recordarme cuán feliz es porque estoy de nuevo con ella, es una valiente y no duda en defenderme cada vez que siente que estoy en peligro. Cuando me enfermo es la primera en llegar hasta mi cama y poner su cabeza sobre ella,  pienso que es una forma de decirme que está ahí para cuidarme.

 

Lo mejor de todo es lo maravilloso que siente saber que evité que regresará a la calle o a una jaula a esperar que la indiferencia no la dejara crecer sola, y es que ella no tuvo suerte, la afortunada fui yo por encontrarla ? #Adopta y da vida porque la igualdad no se mide por raza!

 

Tienes una historia de adopción que contar?

 

Envíala a [email protected] junto a la foto de la mascota!

¿Te gustó? comparte esta publicación con tus amigos

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Relacionados