06
noviembre

Ehrlichiosis canina – Enfermedad de la garrapata

ehrlichiosis enfermedad garrapata

¿Te gustó? comparte esta publicación con tus amigos

La Ehrlichiosis Canina es una enfermedad producida por un parásito de la familia de las rickettsias denominado Ehrlichia y se transmite a los humanos y animales principalmente por la picadura de garrapatas. Esta enfermedad es muy grave y casi siempre conduce a la muerte si no es detectada y tratada a tiempo.

Todas las garrapatas no trasmiten esta enfermedad, la garrapata se convierte en un vector de Ehrlichia canis cuando ingiere sangre de algún perro infectado, adquiriendo el parásito en forma de larva y transmitiéndola en forma de ninfa adulta a un perro sano.

Cuando una garrapata portadora del Ehrlichia canis entra en contacto con un nuevo animal huésped le transmite el parásito a través de la saliva al alimentarse. También se produce la infección a través de transfusiones sanguíneas en las que el animal donador sea rickketsiémico.

Los perros pueden verse afectados por dos tipos de Ehrlichia: Ehrlichia canis, que afecta a los glóbulos blancos y da lugar a la Ehrlichiosis, y Ehrlichia platys, que afecta a las plaquetas y da lugar a la trombocitopenia cíclica infecciosa.
El tiempo transcurrido desde la picadura de la garrapata hasta el momento en que se presentan los síntomas, llamado período de incubación, es aproximadamente de 8 a 21 días.

 

Síntomas


La ehrlichiosis presenta una fase inicial, o aguda, que puede durar entre 4 y 6 semanas, en la que se puede observar adelgazamiento, anorexia parcial, fiebre intermitente, decaimiento, secreción ocular y/o nasal, algún síntoma respiratorio, aumento variable de los ganglios linfáticos, presencia de algunas petequias (pequeños derrames vasculares cutáneos del tamaño de una cabeza de alfiler).

La petequias inicialmente son de color rojo, violáceo o negruzco y cambian después hacia el verde, el amarillo y el marrón a consecuencia de los sucesivos cambios químicos de la sangre), dolor y epistaxis (hemorragia con origen en las fosas nasales) ocasional.

Algunos animales no manifiestan casi síntomas clínicos; el proceso puede durar meses o incluso años, hasta el momento en que el estrés, otra enfermedad o algún tipo de medicación que disminuya la inmunidad permitan que se manifieste de forma súbita, y generalmente grave.

Puede haber también una forma más leve, que no presente fase aguda y dé lugar a un cuadro de depresión, adelgazamiento, debilidad, cojeras, fiebre, dolor articular, distensión y dolor abdominal por aumento del bazo, edema escrotal, entre otros, durante periodos más o menos largos de tiempo.

 

Diagnóstico y tratamiento


El diagnóstico se realiza por los síntomas clínicos y la realización de análisis de sangre. Se puede realizar un hemograma, donde puede detectarse anemia, disminución de glóbulos blancos y/o plaquetas, y una serología, que detecta la presencia en sangre de anticuerpos contra la Ehrlichia. En ocasiones puede ser necesario realizar una aspiración de medula ósea.

La prevención de la ehrlichiosis se realiza mediante el control estricto de las infestaciones por garrapatas, ya que una sola garrapata infectada puede desarrollar la enfermedad; su veterinario le recomendará, según el tipo de vida de su animal, el producto más adecuado. No existen vacunas contra la enfermedad.

La erliquiosis canina detectada en sus etapas iníciales, tiene un tratamiento que puede aplicarse con el que normalmente se consigue la curación. Este tratamiento funciona a base de antibióticos y constantes pruebas que revelarán si la enfermedad ha sido curada y ha desaparecido por completo.

El hecho de haber pasado la enfermedad no garantiza la inmunidad de por vida ya que éste no es fácil eliminar en la mayoría de los casos y ha de volverse a instaurar de nuevo el tratamiento e incluso es posible que el parásito persista de por vida en el animal.

Cuanto antes se detecte y más rápidamente se aplique el tratamiento, más rápida será la curación y menos complicaciones secundarias se producirán. Según la fase en que se detecte la enfermedad, el tratamiento puede ser más o menos largo.

La erliquiosis canina en su etapa terminal lamentablemente no tiene cura.

 

Prevención


¿Cómo extraer una garrapata?

La mejor manera para sacar una garrapata es tratar de agarrarla lo más cerca posible de la piel con una par de pinzas de punta plana. Se recomienda el uso de guantes para evitar cualquier infección. No aplaste la garrapata. Jálela hacia arriba y hacia afuera con cuidado. No doble o arranque la garrapata al jalarla. Después de remover la garrapata, aplique un antiséptico en el lugar de la mordedura y lávese las manos con abundante agua y jabón.

Si alguna parte del aparato bucal de la garrapata queda en el interior de la piel, se debe acudir al médico para que éste mediante un bisturí pueda extraer los restos; en cualquier caso si queda algún cuerpo extraño lo normal es que pasados algunos días sea expulsado de manera natural por el cuerpo.

Las cabezas calientes de fósforos (cerillos), cigarrillos, alcohol, gasolina, vaselina y otras substancias no sirven para remover garrapatas pues estas crean una especie de película alrededor de la garrapata que impide que respiren, lo que parece acelerar la regurgitación de sangre y la propagación de la enfermedad. Tampoco deben cortarse, quemarse y sobre todo no se debe tirar con los dedos aplastando su cuerpo, pues en este momento podría producirse la inoculación de fluidos infecciosos desde la garrapata hacia el cuerpo del hospedador.

 

Manejo


La ehrlichiosis se transmite por picaduras de garrapatas. Si se evitan las picaduras de garrapatas, se previene ésta y otras enfermedades transmitidas por estos parásitos.

Las garrapatas tienen una estructura en su boca que les permite engancharse firmemente al lugar del que están chupando sangre y sólo se logran soltar del huésped cuando se llenan, pero esto puede tardar varios días.

Los estudios sugieren que una garrapata tiene que permanecer adherida al cuerpo durante al menos 24 horas para causar la enfermedad; de ahí que quitarlas a tiempo previene la infección.

En caso de ser picado por una garrapata, se debe anotar la fecha y hora en que sucedió la picadura, conservar la garrapata en un frasco y llevarle esta información al médico en caso de que el perro o algún humano resultase enfermo.

Las picaduras de garrapatas son muy comunes y suelen darse más frecuentemente en los animales que en los humanos ya que estas prefieren la sangre del perro antes que los humanos, por lo que es una gran torpeza abandonarlos en la calle, por miedo a que nos contagien alguna enfermedad.

Al abandonar, además de permitir que éste sea portador y reproductor de la enfermedad en otros perros de la calle, seremos culpables de prolongarle su sufrimiento y muy lejos de solucionar el problema lo estaremos agravando, siendo además responsables de propagar muchas enfermedades de las que son culpables estos parásitos.

La prevención es la mejor medicina de todas. En el comercio existen varios tipos de productos que puedes elegir para la eliminación de las pulgas y garrapatas en el hogar, estos incluyen: champús, espumas, aerosoles, polvos y otros.

En el hogar el remedio más efectivo suele ser aplicar directamente algún líquido exterminador del parásito en el espacio físico donde se desenvuelve la mascota (piso, cama, entre otros).

La garrapata se cría prácticamente en cualquier lugar (parques, grietas de paredes, jardines), sin embargo es un parásito que aprovecha la tierra para su desarrollo. Una excelente opción sería plantar Laurel en el jardín o en macetas, pues funciona como un “excelente repelente natural”  y te ayudará a mantener tu hogar protegido.

En el perro el momento del baño es el momento ideal para evitar la proliferación de pulgas y garrapatas. Cuando le estés dando un baño procura utilizar un buen champú; por ejemplo, el champú anti pulgas y garrapatas está especialmente desarrollado para el control de garrapatas y pulgas en perros y gatos.

Pero no todo se soluciona eliminando las pulgas y garrapatas de las mascotas. Pues si las observas con frecuencia sobre ésta quiere decir que están propagadas en el ambiente y en cualquier momento podrá volverse infectar.

El collar antipulgas y antigarrapatas puede ayudarte en la prevencion de la enfermedad. Este posee partículas insecticidas que se esparcen por el cuerpo de tu mascota, eliminando pulgas y garrapatas en 24 horas además te ofrece un efecto residual que  lo mantiene libre de garrapatas, pulgas y sus huevos por 4 meses.

Este collar es de baja toxicidad, no produce alergias ni molestias a animales o personas y no pierde eficacia cuando se moja (sin embargo recomendamos retirarlo durante el baño). Es adaptable a cualquier raza o tamaño de perro pues es completamente ajustable, simplemente lo colocas en el perro, ajustas y cortas el excedente.

En el mercado existen varias marcas, verás que algunas funcionan mejor que otras. Deberás probar y observar.

El problema de garrapatas es un problema que se puede prevenir y una vez presentado se puede tratar, lo principal es tratar al perro, no olvides llevarlo regularmente al veterinario.

La revisión esporádica de nuestra mascota, una buena limpieza y cuidado de la misma ayudarán a mantener nuestro perro sano, feliz y saludable.
“La salud y el bienestar de tu perro dependen de ti”

¿Te gustó? comparte esta publicación con tus amigos

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Relacionados
Además de las irritaciones por picadura, la pulga es responsable de una serie de enfermedades
Vacunas necesarias para el cachorro. Durante los primeros dos o tres días del período de
Tu mascota merece el mejor alimento. Por esta razón, Alimentos Super S busca resaltar sus
#AnimalesNoSonCosas es una campaña en la defensa de los animales. Dos empresas españolas, han unido
Las pulgas tienen un ciclo de vida complejo que consiste en cuatro etapas. Para controlar
El oído y olfato son los sentidos más importantes para un perro. Como sabemos, los