15
diciembre

La preñez en las perras: ¿Cómo saber si tengo una perra embarazada?

Puede que tengas la  sospecha de que tienes una perra embarazada. O de repente, estás seguro de ello y quieres aprender del tema. Para eso, a continuación, te ofrecemos la información que necesitas para comprender mejor esta etapa de gestación.

 

¿Cuándo puede quedar mi perra embarazada?


En las perras, el primer celo se produce entre las seis y diez semanas de edad. Sin embargo, en este momento es muy joven todavía y sus ovarios no han madurado. De modo que, su aparato reproductor funcionará plenamente después de su segundo sangrado. Existen médicos veterinarios que recomiendan una espera mayor, inclusive. Y no cruzar a la perra hasta que ovule una tercera vez, entre los 18 y 24 meses.

 

 

Los ciclos en las perras son regulares y se dan cada seis meses. A veces, con el envejecimiento, se observa que estos ciclos tienden a estirarse, lo cual es perfectamente natural.

Es muy importante que consultes a tu veterinario para llevar un mejor control del embarazo y no poner en riesgo la vida de la perra ni la de los cachorros.

 

¿Cuándo puedo saber que mi perra está preñada?


Después de la monta, alrededor de una semana o más, la perra embarazada puede mostrar algunos signos que confirman la gestación. Éstos pueden ser: malestares leves por las mañanas o vomitar un poco de espuma amarilla.

También, puede mostrar un poco de falta de apetito durante las primeras semanas, e inclusive, perder peso. Es posible que esto suceda como la forma en que la naturaleza hace perder peso a las perras que están excedidas, como preparación para mejorar el proceso del parto por venir.

Por lo general estos suelen ser los únicos signos de gestación, hasta la quinta semana. Ya que, en esta etapa, los embriones desarrollan sus órganos vitales.

 

 

Después de ese período, inicia el aumento de peso y agrandamiento del abdomen de la perra embarazada.  Al mismo tiempo, aumenta el volumen de los pezones y se distienden, observándose un color rosa en la glándula mamaria. Los pezones pueden continuar aumentando de tamaño hasta que la perra llega a término, y unos días antes del parto pueden tener una secreción acuosa.

El signo más confiable y evidente de la preñez, es el movimiento de los cachorros durante los diez últimos días de la gestación. Es fácil detectar la inquietud de los cachorros aún no nacidos, colocando muy suavemente una mano a cada lado del abdomen de la perra. A medida que se aproxima el momento del parto, los cachorros se vuelven más activos e inclusive se les puede ver mover, cuando la perra está echada de lado.

Es frecuente, que la perra embarazada tenga cambios de personalidad una vez que está embarazada. Una perra normalmente activa, puede volverse tranquila y afectuosa; o una perra apacible puede ser en esos momentos sumamente activa, y por lo general, todas se vuelven más exigentes.

 

¿Cómo debo alimentar a mi perra embarazada?


Durante la gestación, no debe permitirse que la perra engorde o adelgace demasiado, ambas situaciones, pueden complicar el parto. Como ya se ha dicho, normalmente, una perra embarazada adelgaza en las primeras semanas.

Lo aconsejable, es alimentar a la perra con alimentos ya balanceados disponibles comercialmente que cubren los requerimientos nutricionales de las perras gestantes (muchas veces alimento para cachorros).

 

 

Se debe evitar el aumento de las vitaminas y minerales sin el consentimiento del veterinario. Un suministro indiscriminado y no controlado de vitaminas puede dar como resultado cachorros excesivamente grandes, haciendo el parto más doloroso y difícil. Asimismo, puede propiciar ataques de eclampsia (convulsiones o coma durante el embarazo) antes y después del parto.

Con el aumento del diámetro abdominal, también aumentará su apetito. Lo que quiere decir, que requerirá un aumento en su ración diaria.  Esto aplica, tanto a cantidad como a calidad, con mayor cantidad de calorías y proteínas, dividida en 3 o 4 porciones diarias.

En el caso de perras grandes, pueden estar incómodas las últimas semanas de gestación, y pueden perder interés en la comida. En dado caso, tendrás que recurrir a proporcionarle alimentos más apetitosos.

 

¿Debo evitar el ejercicio en el período de gestación?


Se recomienda que la perra embarazada haga ejercicio moderado para mantener su tono muscular.  Es decir, puedes permitirle jugar, correr y hacer todas sus actividades normales, hasta las últimas dos semanas. En este momento, debes suspender los ejercicios vigorosos así como saltos y brincos.

 

 

Las caminatas, pueden mantenerse hasta el día del parto. Sin embargo, debes tener cuidado  si está muy aumentada de peso, ya que, puede perder el equilibrio y caer, pudiendo dañar a los cachorros e inclusive, producirse un aborto. Si está dentro de casa y hay escaleras, no debe permitirse la subida y bajada corriendo, para evitar una caída.

 

¿Cuánto tiempo dura la gestación de la perra?


El tiempo promedio de la gestación es de 63 días, desde el momento de la concepción, hasta el parto. Aún así, puede ocurrir un par de días antes o un par de días después del tiempo indicado.

Las perras que tienen camadas grandes, por lo regular dan a luz unos días antes. Mientras que las que llevan sólo uno o dos cachorros, pueden prolongarse hasta dos días después del período normal.

Si llega el día 63 de gestación y la perra no ha parido, debe ser observada. No obstante, mientras ella se mantenga alerta, y se sienta el movimiento de los cachorros, no hay razón para preocuparse. Sin embargo, la preñez no debe superar los 72 días. En el caso de observar algún signo anormal, la perra debe ser revisada por el veterinario inmediatamente, ya que es el único que puede determinar lo que se necesite hacer.

 

 

Recuerda siempre consultar a tu veterinario antes de cruzar a tu perra.

 

Calendario de gestación canina


 

 

1- Primera semana

•    La cría se realiza.
•    A los pocos días, el esperma llega al óvulo y se produce la fertilización.

 

2- Segunda semana

•    Los huevos fertilizados o cigoto se abren camino hacia el útero para su implantación.
•    Se pueden notar cambios de comportamiento en la perra. Tornarse más afectuosa o malhumorada.

 

3- Tercera semana

•    La implantación ha tenido lugar y los embriones comienzan a desarrollarse.
•    Comienzan a mostrarse cambios de humor, cambios en el apetito y en el desarrollo del tejido mamario.

 

4-  Cuarta semana

•    Los fetos comienzan a sentirse dentro del útero y logran verse mediante ecografía a partir del día 28.
•    La médula espinal se empieza a desarrollar y se comienzan a formar sus rasgos faciales.
•    El útero de la perra poco a poco se llenará de líquido para proteger a los fetos. Pasado esto, pasarán semanas hasta que los cachorros se puedan sentir de nuevo.
•    A partir del día 30 el apetito de su perra probablemente aumentará. Por lo que hay que incrementar la calidad proteica y energética de los alimentos. Recuerda: deben ser mejorados en  calidad y en cantidad, pero se deben evitar los excesos, ya que una perra obesa puede tener problemas durante el parto.

 

5- Quinta semana

•    Se comienzan  a desarrollar sus órganos sexuales y empiezan a tener verdadero aspecto de cachorro. Los brotes se alargan transformándose en patas.
•    Los cachorros ocupan más espacio, dentro del vientre de la perra, éste comienza notarse bastante hinchado.  Internamente el estómago se desplaza dando lugar al útero. A partir de este momento es necesario servir porciones de comidas más pequeñas con mayor frecuencia.

 

6- Sexta semana

•    Los cachorros siguen creciendo y la pigmentación se desarrolla. Los ojos ahora tienen párpados y permanecerán sellados hasta unos diez días después del nacimiento.
•    La perra se mostrará notablemente más incómoda en este momento. Podrá vomitar de vez en cuando debido a la presión adicional sobre su estómago.
•    La vulva aumenta de tamaño y se pueden notar ligeras secreciones de color transparente de su vulva.

 

7- Séptima semana

•    Los cachorros están bien desarrollados, y ahora comienza la consecución de tamaño en preparación para el parto.
•    Es posible que pueda ver y sentir los movimientos de los cachorros en el abdomen de su perra.
•    Sus pechos están bien desarrollados y, probablemente, contienen un poco de calostro o “primera leche”.
•    La hembra se mostrará notablemente cansada y buscará lugar para dar a luz a sus cachorros. Es el  momento justo de  buscar un lugar cómodo y cálido para que ella dé a luz a su camada.

 

 

8- Octava y novena semana

•    Las crías tienen pelaje y están amontonadas una con otra en el útero. Se puede notar gran actividad a medida que se posicionan para nacer.
•    La hembra puede comenzar a excavar el lecho en el cuarto de parto. Esto es natural se llama “nido” de comportamiento.
•    Los cachorros están listos para nacer, y pueden mostrarse muy quietos mientras dura este proceso.
•    La perra puede notarse incómoda e inquieta, incluso ansiosa.
•    Es hora de comenzar a tomar lecturas de la temperatura rectal cada 12 horas. Durante la última semana la temperatura puede bajar de 38ºC a 37.5ºC, estas lecturas pueden presentarse a primeras horas de la mañana o noche. De 48 a 24 horas antes del parto la temperatura baja a 37ºC, dos lecturas consecutivas con esta temperatura indica que el trabajo de parto se iniciará en un plazo no menor a 24 horas.

 

Si quieres saber más sobre el parto canino, haz click aquí. 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post relacionados

La Correa: Acostumbra a tu cachorro a caminar con la correa en tres pasos

Post Relacionados
Caminar con la correa es esencial para el entrenamiento de todo cachorro. Cada vez que
Tener un perro entrenado no es lo mismo que tener un perro equilibrado, pero el
Mi perro se orina por todas partes! ¿Qué debo hacer? Acabas de adoptar un cachorro,
El perro cuando es dejado a solas sufre el muy extendido síndrome de ansiedad por
Para evitar que tu perro te salte encima, lo mejor es enseñar una conducta alternativa
Al tomar la decisión de conseguir un nuevo perrito pueden surgir nuevas dudas. ¿Cuál es la