07
agosto
21-01-2013lenguaje-canino-sabes-que-es

LENGUAJE CANINO – ¿SÁBES QUE ESTÁ PENSANDO TU PERRO?

¿Te gustó? comparte esta publicación con tus amigos

El lenguaje corporal del perro al igual que el nuestro es el que dice más.

 

La vocalización, mediante aullidos y ladridos, es una de las formas que los perros utilizan para expresar lo que sienten, pero no es la única forma de hacerlo; las posturas que adoptan en diferentes situaciones y las expresiones faciales, usando sus orejas, ojos y cola, también son una forma de indicarnos su estado de ánimo.

 

El lenguaje corporal, es todo lo que se trasmite por medio de movimientos o gestos y delata completamente los sentimientos de nuestras mascotas. De todas las formas de lenguaje, el más importante es el corporal, ya sea en seres humanos o en animales es uno de los medios que expresan de mejor manera nuestro modo de sentir.

 

En el caso de nuestras mascotas es la clave para poder entenderlas mejor, saber cómo se sienten, poder evaluar sus actitudes y predecir de qué modo se sienten basándonos en sus movimientos.

A CONTINUACIÓN UNA LISTA DE ACTITUDES QUE PUEDES PERCIBIR POR LA POSTURA DE TU PERRO:

 

Aburrido –  Cuando un perro se encuentra aburrido emitirá ladridos breves, de forma aguda como pidiendo ayuda para cambiar de medio, ante tal situación lo más recomendable es alimentarlo o sacarlo a pasear.

 

Afectuoso o sumiso – El lamido es siempre una señal positiva, ya sea de afecto, saludo o sumisión. Cuando un perro se encuentra con otro perro o ser humano, éste lo lame no sólo para saludarle, sino también para tranquilizarlo o tranquilizarse a sí mismo, manifestando que no lo ve como un enemigo, además puede lamer los labios del otro, si mientras lo lame mantiene las orejas erguidas es una señal de afecto,  más si las orejas permanecen echadas hacia atrás será señal de sumisión.  Si el perro se tumba en el piso, con el lomo hacia el suelo y el rabo entre las piernas será señal de una máxima sumisión.

 

Agresivo – Cuando un perro se siente amenazado se tornará agresivo y  asumirá una pose que lo hará parecer más grande y poderoso de lo que es en realidad, de esta forma se parará erguido con los pelos del lomo erizados y gruñirá enseñando sus dientes, con las orejas levantadas y plegadas hacia atrás. Si los gruñidos son suaves en tono bajo indica que quiere atacar  más si se encuentran acompañados de ladridos en tono bajo seguramente estará dispuesto a atacar pero preferirá no pelear, si por el contrario los gruñidos son sin enseñar los dientes es en forma de juego. Si detectamos que nuestro perro muestra actitudes de agresión o excitación la mejor forma de calmarlo es llevarlo lejos de donde se está sucediendo la acción, llamándolo con un tono enérgico pero firme. Si la actitud agresiva proviene de un perro que no es nuestro conviene apartarse y dejar espacio libre al animal.

 

Alerta – Cuando un perro muestra sus orejas echadas hacia adelante y erectas  demuestra atención, o se encuentra estudiando una situación nueva,  si además de las orejas mueve la cabeza hacia un lado y otro indica que está escuchando atentamente y le interesa lo que sucede alrededor.

 

Ataque – Cuando un perro decide atacar en su posición de previo ataque mostrará sus dientes, gruñirá insistentemente, ladrará para asustar y no quitará la vista del objetivo contra el que va a arremeter. Mantendrá un movimiento corto y rápido de la cola con las orejas plegadas hacia atrás.

 

Atento – Cuando un perro se encuentra atento, los ojos juegan un papel fundamental. Si un perro nos mira fijamente e inclina hacia un lado la cabeza es señal de que nos escucha atentamente y le parece interesante lo que escucha.

 

Cansado – Cuando un perro se encuentra cansado jadeará con la boca abierta y la lengua afuera.

 

Conforme – Cuando un perro se siente conforme y disfruta lo que está haciendo lo demostrará emitiendo ladridos entrecortados intercalados con gruñidos suaves sin enseñar los dientes.

 

Contento – Cuando un perro está contento generalmente agita su cola sin parar, su boca permanece abierta y su cola baja y relajada, en algunas ocasiones si se siente muy satisfecho y contento, podrá revolcarse sobre el lomo y frotar el hocico y el pecho contra el suelo, otras veces, podrá llegar a orinarse sobre todo si se trata de hembras pequeñas.

 

Desafiante – Cuando un perro se encuentra en una actitud desafiante mostrará la cola tensa y el pelo erizado, desde los hombros hasta la cola, además gruñirá sin enseñar los dientes con las orejas orientadas hacia atrás.  Son actitudes parecidas a las del perro en posición de ataque sin embargo pueden significar sólo una advertencia, ya que está indicando que no quiere atacar, pero tampoco ceder el territorio. Ante una reacción así, lo mejor es retirarse lentamente con la mirada fija a los ojos del animal.

 

Desconfiado – Si el perro no sabe si la persona que tiene frente a él es de confianza elevará sus orejas como manifestación de duda. Ante tal situación se debe ser cuidadoso y evitar los movimientos bruscos para que el perro no reaccione violentamente.

 

Dominio de la situación – Cuando un perro se encuentra en dominio total de la situación mostrará la cola levantada, con la punta hacia arriba, podrá poner el mentón o la pata en el hombro del otro y mirarlo fijamente, además podrá aceptar que otro perro le lama los labios.  En algunos casos puede incluso tumbarse en el piso con la barriga hacia arriba sin apartar por supuesto la mirada del otro perro.

 

Emocionado – Cuando un  perro se siente emocionado puede castañear sus dientes por la emoción, además podrá revolcarse sobre el lomo y frotar el hocico y el pecho contra el suelo incluso sobre todo si se trata de hembras pequeñas podrá orinarse de la emoción.

 

Estresado – Cuando un perro atraviesa por una situación de stress son muchas las manifestaciones pues al igual que en los humanos el stress se manifiesta de modo distinto en cada uno, algunas de las manifestaciones más comunes podrán ser: cola más abajo de lo normal, orejas echadas hacia atrás, gemir, orinarse, respiración rápida, sacudirse (como si se estuviera sacudiendo luego de un baño sin estar mojado) lloriquear, ladrar excesivamente, rascarse (sin tener pulgas), bostezar y parpadear en exceso.

 

Juego – Cuando un perro quiere jugar iniciará movimientos que pudieran verse como una “reverencia”, estirando las patas delanteras y arqueando la espalda, con la cara pegada al suelo o estirando una pata. Si al jugar sus labios cubren los dientes significa que están relajados y jugando. No debemos asustarnos si mientras juegan dos perros se montan, es una forma de vincularse no tiene carácter sexual.

 

Cuando un perro quiere jugar puede girar sobre sí mismo, mordisquear cosas, buscar jugar con su amo o morderse la cola pero lo más común es que decida jugar cuando se encuentra con otro perro, mientras se relaciona ambos perros se olfatean el trasero, juegan, se ladran al oído  o se montan, es así, como ellos juegan, cualquiera de estas manifestaciones son normales por lo que no es razón de alerta, sin embargo no está de más tenerlos vigilados y estar atentos a las señales que nos envíen.

 

Miedoso o inseguro – Cuando un perro experimenta nervios y miedo sentirá la necesidad de parecer más pequeño y tomará conductas similares a las de un cachorro. Muestras muy claras que indican su temor serán: Aullidos repetidos a intervalos regulares, orejas hacia atrás, movimiento de la cola arrítmico, algo lento, cola caída o entre sus patas, labios tensos, arrugados hacia atrás (sin llegar a enseñar los dientes) ojos muy abiertos, mirada de lado que demostrará su inseguridad con pupilas dilatadas. Dependiendo de la raza podrá mostrar el lomo erizado. Cuando nos encontramos ante un perro asustado podrá emitir ladridos cortos a modo de defensa, ante esta situación no se debe regañar o castigar al perro pues lo único que se logrará, será frustrarlo más. Un perro miedoso jamás atacará mientras se sienta así.

 

Molesto – Cuando un perro se siente molesto emite un ladrido agudo y corto además de esto mece la cola erguida y lentamente, en línea con la espalda ambas expresiones son formas a través de las cuales intenta comunicar su enfado o molestia.

 

Preocupado – Cuando a un perro le preocupa algo mantendrá las orejas tiesas y dirigidas hacia adelante mientras mantiene la cola erguida y rígida.

 

Relajado – Cuando un perro se siente relajado lo demuestra claramente a través de sus orejas,  una señal inequívoca de esto es que las mantiene echadas hacia atrás, puede además mantener la boca parcialmente abierta y moverse lentamente en círculos, sentarse, tumbarse en el piso y bostezar frecuentemente.

 

Triste – Cuando un perro se siente solo generalmente demuestra su soledad a  través de aullidos o ladridos prolongados e ininterrumpidos, con intervalos largos entre cada uno de ellos. Esto es una manera de demostrarnos que se siente solo y requiere compañía, sucede a menudo cuando un perro lleva aislado mucho tiempo.

¿Te gustó? comparte esta publicación con tus amigos

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Relacionados