Boyero de Flandres (Bouvier des Flandres)

Afectivo
60
Dócil
60
Activo
60
Jugetón
70
Grooming
60
Suelta Pelo
20
Niños
50

Clasificación AKC:

Pastoreo (Herding Group).

Clasificación FCI:

Grupo 1. Perro de Pastor y Perros Boyeros (excepto Perros Boyeros Suizos).

Tamaño y Peso

Gigante. Mide entre 62 a 68 cm de altura en los machos, 59 a 65 cm en las hembras. Peso: 30 a 40 kg en los machos, 27 a 35 kg en las hembras.

Historia

El Boyero de Flandres o Bouvier des Flandres es originario de la región Flamenca o Flandres, compartida por Bélgica y Francia. Por esta razón también se le conoce como Perro Franco-Belga. Originalmente se le utilizaba como conductor de rebaños y pastoreo.

Durante la Primera Guerra Mundial funcionaba como perro de rescate y mensajero. Después de la guerra, luego de la casi total destrucción de Flandres, la raza estuvo a punto de desaparecer. De modo que se propuso reoriginar la raza a partir de los pocos ejemplares que quedaron, entre los cuales figura el perro de nombre Ch. Nic de Sottegem, que puede encontrarse en casi todos los pedigríes de los Boyeros de Flandres actuales.

Pelaje

El pelaje del Boyero de Flandres tiene una capa interior del pelaje que es suave y densa. Sin embargo, la exterior es dura y áspera, además de tener una apariencia desgreñada. Presenta barba y bigote muy tupido y abundante. Y por lo general mide 6 cm de longitud.

Color

Los colores del pelaje del Boyenro de Flandres suelen ser el rojizo, el gris o el negro. Es decir, se mantiene entre el negro y el leonado (tono rubio osuro) y muestra trazos de tonos carbonados o gris ceniza. Puede presentar una mancha blanca en forma de estrella en el pecho.

En esta raza los colores claros no suelen ser deseables.

Características Físicas

El Boyero de Flandres es de cuerpo corto y fornido, con unas extremidades fuertes y musculosas que reflejan fortaleza e imponencia. Su cabeza es ancha y maciza y está cubierta por una gran cantidad de pelo.

Los ojos son ovalados y de color marrón oscuro, están tapados por unas gruesas cejas y son de expresión inteligente y audaz. Adicionalmente, sus orejas, son de implantación alta, erectas y cortadas en forma triangular. Tiene un hocico fuerte y bastante amplio, que se va estrechando levemente hacia la nariz. Lleva la cola cortada.

Caracter

El carácter del Boyero de Flandres, a pesar de su apariencia intimidante, es un dulce, dócil, tranquilo, así como también prudentemente atrevido. Tiene un carácter estable, ni tímido ni agresivo. Es una raza que derrocha energía, además de ser "arisco", ya que suele ser un perro de un solo amo. Asimismo es alerta, obediente y activo, por lo que es importante la educación. No le agradan los extraños.

Cuidado

Para el cuidado del Boyero de Flandres se recomienda cepillarlo su pelaje diariamente y visitar a la peluquería para un corte al menos unas cuatro o tres veces al año. Para cuidar su estabilidad, tanto física como emocional, necesita de espacios abiertos, paseos diarios, ejercicio físico y básicamente algo que lo ocupe. Adicionalmente, es importante el control de las pulgas y bañarlo de forma regular.

Salud

El Boyero de Flandes o Bouvier de Flandes es una raza generalmente sana. No suele presentar problemas de salud hereditarios. Sin embargo, pueden ser propensos a presentar problemas estomacales, endometritis y quistes en los ovarios. Del mismo modo, es recomendable revisar periódicamente sus orejas y ojos para evitar cualquier tipo de infección u hongos. Si va a ser utilizado como perro de trabajo, o si realiza muchas labores en el campo, lo mejor será inspeccionar su pelaje en busca de espigas y parásitos como las pulga. En especial cuando se trata de sus patas y la parte interior de sus orejas. Asimismo es importante prestarle especial atencion a las garrapatas, ya que, en caso de no tomar acción inmediata, pueden trasmitir otras enfermedades como babesiosis, la ehrlichiosis o la hepatozoonosis, etc .

Mascota

El Boyero de Flandres es conocido por ser el perro de Ronald Regan. Gracias a su coraje y lealtad se ha convertido en un perro de compañía muy apreciado.

Es bueno mantenerlo en espacios abiertos, debido a su necesidad de actividad constante. Su fuerte instinto de pastoreo se manifiesta con su propia familia, en especial si hay niños. Puede llegar a ser desconfiado con las demás personas y muy protector, lo que lo hace un buen perro guardián.
Es posible que sea agresivo con otras mascotas que no conozca muy bien, pero si se ha criado con ellas desde cachorro logrará adaptarse.

Video

Comentarios

Comentarios