05
septiembre

Tips para una adopción exitosa

El éxito de una adopción debemos medirlo desde el perfecto equilibrio entre dos vivencias: la del proteccionista y la de las adoptante e idealmente ambas búsquedas deben coincidir en el perro ideal que encontrará su hogar por siempre.

Quienes rescatamos perros y nos comprometemos con su recuperación física y emocional anhelamos poder compensarles el sufrimiento infligido por “seres humanos” con un hogar digno que le garantice no sólo alimento, un espacio donde vivir y atención médica sino la calidad de tener una familia que lo reciba como un miembro más del hogar.

Algunas veces, la triste y sórdida condición de maltrato o abandono de un perro hace del vínculo que creamos para poder ayudarlos en su recuperación integral un lazo doloroso de romper porque la realidad es que las adopciones son como una rueda de la fortuna: unos tendrán más suerte que otros … incluso ahora, en su segunda oportunidad. ¿Cómo superar esto?

Consideraciones


1. Ningún albergue o refugio es un buen hogar para ningún perro: el hogar está en casa. Los albergues o refugios deberían idealmente fungir de hogares temporales y deben tener límites para su capacidad ideal sobre la base del límite de su capacidad física así como de sus recursos humanos y financieros.

2. Quizá sea cierto que el adoptante no amará al perro como nosotros, pero seguramente lo amará a su manera y esa es una oportunidad que debemos permitirle si el perro lo damos en adopción esterilizado y sano y el adoptante cumple con los requisitos que nosotros mismos hemos fijado para su idoneidad (por ejemplo, cumple con requisitos formales de identificación personal y ubicación de la vivienda y somos testigos de una interacción sana entre esa persona y el perro escogido el día de la adopción).

3. Rescatar y reubicar perros nos permite poner nuestro granito de arena en contra de la vergonzante calamidad del maltrato animal y nos coloca en el camino a gente buena que comparte nuestros valores pero el gran cambio no lo lograremos salvando vidas de la eutanasia o la muerte cruel en las calles sino educando, por una cultura de respeto por la vida animal que también es la nuestra.

Si aún no lo has hecho, únete a asociaciones serias de rescate animal y sé parte activa del cambio que quieres ver en el mundo.

Judith Hernández
Entrenadora certificada y asesora en comportamiento canino,
Presidente de Provida Animal.
[email protected]

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Relacionados
Alrededor de los 15 días de su nacimiento los cachorros comienzan a reaccionar no solo
Si has tenido perros o los has observado en algún parque o en la calle,
Los niños y sus mascotas se benefician mutuamente. Tener mascotas es una bendición, son como
Como en toda relación la clave del éxito es el respeto y la consideración, los
“Las especies que sobreviven no son las más fuertes, ni las más rápidas, ni las
Cuando actuamos basados en el bienestar, que es el estado natural de nuestro SER, nos